Actualidad

En Venezuela se apagan las hornillas por la falta de gas doméstico


La falta de inversión y la caída en la producción de petróleo son las principales causas de la escasez de gas en Venezuela | Foto: Grisaha Vera

Caracas.- La escasez de Gas Licuado de Petróleo (GLP), el gas de bombonas, se ha agudizado en los últimos años. Pero las causas pueden remontarse, según explican especialistas, al año 2003, con el despido de 22.000 empleados de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

Lee también: En Sabaneta de Barinas llevan tres días protestando por falta de gas

La caída en la producción de petróleo y la falta de mantenimiento y de inversión en la la industria son las principales causas de que diariamente, en las últimas semanas, hayan ocurrido protestas por escasez de gas. También son causas de que en al menos cuatro zonas del Táchira tengan seis meses sin el servicio y de que Lucía Peñaloza, de 73 años, haya durado más de siete horas en una protesta para ver si lograba comprar gas, porque desde hace tres meses cocina con leña.

15 días con la bombona vacía

Se llamará María, porque por temor a represalias en su trabajo no quiso revelar su nombre. Ella, junto a su hermana, espera bajo la lluvia en la calle Isaías Medina de las Adjuntas, en Caracas, a que uno de los camiones de PDVSA Gas Comunal, que viene desde la planta de llenado de Macarao, se pare a venderle una bombona de gas de 10 kilos. María ya tiene 15 días sin gas.

Antes del martes 13 de junio, ya María había intentado comprar gas de varias maneras. Primero fue a casa de una vecina que vende las bombonas, pero esta no tenía porque el camión no le había despachado en toda la semana.

Luego, le dejó la bombona vacía al esposo de su hermana, que trabaja en una carnicería de esa calle, por donde pasan los camiones, y quien le había podido comprar de esa manera su bombona los meses anteriores. Pero su cuñado no la pudo comprar. Él estuvo pendiente, pero el camión no se paró.

La segunda semana sin gas optó por bajar y esperar a orilla de calle, como lo hacen las demás personas del sector. En dos oportunidades bajó con su hermana y esperaron dos horas a que algún camión se parara y les vendiera gas, pero tampoco pudieron comprar. El camión nunca se paró.

Los camiones que salen desde la planta de llenado de Macarao no se detienen en las colas de la calle Isaías Medina, en Las Adjuntas (Caracas), para vender gas | Foto: Grisha Vera

Después de dos semanas sin gas, el 13 de junio, decidieron bajar más temprano. A las cinco de la mañana, pues días atrás su papá había podido comprar a esa hora. “Hoy bajamos a las 4:50, para ver si lográbamos comprar. Pero bajamos a esa hora porque mi papá nos acompañó, porque de verdad nos da miedo bajar solas a esa hora por ahí”.

El 13 de junio María rompió su récord. No espero dos horas, sino cuatro. En ese tiempo pasaron nueve camiones de PDVSA Gas Comunal, pero ninguno se paró. Por cuarta vez, María subió con la bombona vacía.

Lee también: Hasta cinco mil bolívares cuesta una bombona de gas “bachaqueada” en Guárico

Una protesta que no funcionó

El 14 de junio Lucía Peñaloza, de 73 años, salió a protestar al Obelisco junto a sus vecinos, porque desde hace tres meses no recibe gas en su casa. Peñaloza vive sola en el Barrio Libertador de la capital del Táchira, escribió Lorena Bornacelly, reportera de El Pitazo en el estado.

Acudió al lugar en un silla de plástico y esperó bajo la lluvia y el sol durante más de siete horas. Pero la espera fue en vano: la promesa que le hizo un funcionario policial no se cumplió.

Para Peñaloza, el no tener gas implica un gasto mayor al ingreso que recibe por su pensión.

“Hay que salir a buscar la comida y uno no consigue nada, sólo trato de comprar lo que me alcanza en comida y cocino con leña, porque desde hace tres meses no llega el gas a mi casa”, narró.

La protesta consistió en trancar las calles con cilindros, como medida de presión. A pesar de que llamaron y solicitaron en varias oportunidades que les despacharan gas y que se comprometieron a abrir paso una vez que llegara un camión, ese día no les prestaron el servicio.

Siete años atrás, este lugar era uno de los patios de tanques que abastecían de gas a la Urbanización Trinidad en San Pedro de los Altos | Foto: Grisaha Vera

De una vez al día a una vez por semana

Alexis Lovera tiene más de 15 años vendiendo bombonas de gas de 10 kilos en el sector la Charanga de la parroquia Macarao, en Caracas. Cuenta que desde hace dos años la escasez de gas en la zona se ha agudizado. Hoy día le reparten 30 o 40 bombonas a la semana, lo que hace 10 años le repartían a diario.

“Ahorita vienen los días jueves exclusivamente, pero tienen sus fallas. A veces se corren dos o tres días, o a veces no vienen esa semana, sino la próxima”, comenta.

Lovera generalmente paga de más al camionero para que le deje unas 30 bombonas adicionales. El recargo se lo cobra a los clientes: “A lo sumo puede salir una bombona en 150 bolívares, cuando debo hacer unos truquitos por ahí para que me dejen un poquito más de gas. Entonces, esa recarga de 30 o 40 bolívares de más por bombona que le doy al camionero se lo recargo al cliente”.

Sin embargo, a las personas no le molesta, cuenta Lovera, porque arriba, en la parte más alta del barrio, se las cobran hasta en Bs. 1.000.

Lee también: Recrudecen protestas por gas y comida en los Valles del Tuy

En contra de las plantas de llenado

En la noche del 21 de mayo, la falla en la distribución de gas de bombona en el municipio Rangel, del estado Mérida, ocasionó que una gran cantidad de habitantes de esa zona se movilizara a la planta distribuidora del eje páramo ante el rumor de que venderían el combustible para cocinar, escribió Emmanuel Rivas, reportero de El Pitazo en ese estado.

Cuando llegaron, les informaron que no había gas y que no despacharían. La negativa de los funcionarios provocó molestia en los habitantes de la zona, que acto seguido derribaron el portón perimetral de la Empresa de Propiedad Social (EPS) de Pdvsa Gas Comunal, tomando parte de las bombonas de gas que se encontraban en la planta.

Nueve días más tarde, en la tarde del 30 de mayo, presuntamente personas que se encontraban en una cola para comprar gas de bombona provocaron un incendio en la planta de PDVSA Gas en el sector Chirica en San Félix, como medida de protesta ante la escasez del combustible.

El hecho de que las personas se dirijan a las plantas de llenado para solventar la falta de servicio está fuera de la norma, explica Juan Martínez, ingeniero mecánico que trabajó durante 20 años para PDVSA Gas. “Las plantas de llenado no están diseñadas para vender bombonas en la puerta. Estos sitios son pequeños centros muy delicados, donde se deben cumplir muchísimas normas de seguridad, porque hay un importante volumen de gas almacenado”.

El 30 de mayo se generó un incendio en la planta de PDVSA Gas en San Félix, presuntamente causado por la comunidad | Foto: Runrun.es

El despacho de gas no tiene día

Dorángela Cubillan, residente de la Urbanización Villa Trinidad, en San Pedro de los Altos, Miranda, usa en su casa bombonas medianas desde hace más de siete años, cuando le cambiaron las redes de gas directo por bombonas.

Cubillán cuenta que el servicio del gas ha estado más lento desde que se iniciaron las protestas en el país. “Ahorita con la situación del país yo he visto que ha faltado como nunca. Es tanto así que en estos días yo estaba racionando el gas, porque íbamos para dos meses que el camión no pasaba”.

Sin embargo, el servicio del gas en esas residencias de los Altos Mirandinos nunca ha sido constante. “A veces pasa una vez al mes, a veces cada 15 días. No es fijo, es impredecible. No tiene una fecha exacta para venir”. Además comenta que paga Bs 500 por cada bombona mediana, el doble de su precio establecido. Sin embargo, Cubillan aclara: “Siempre ha existido esa recarga y por tener el servicio uno lo paga”.

Por la imprecisión en los tiempos de la distribución de gas en esa urbanización, Cubillán se ha quedado hasta 15 días sin gas. Ha llamado a la compañía para que le despachen el gas y le han dicho que el camión pasará. Pero ella comenta que realmente es cuestión de esperar. Desde la llamada hasta que le despachen el gas puede pasar hasta un mes. En ese período ella ha conseguido una cocina eléctrica prestada para resolver. “Cambió el sistema de comida, porque si tengo una cocina eléctrica no puedo montar unas caraoticas”, agrega.

La escasez de gas más allá de Caracas

La escasez de Gas Licuado de Petróleo (GLP), el gas de bombonas, se ha agudizado en los últimos tres años. Aunque las fallas en la distribución datan de al menos ocho años atrás. Juan Linares escribió en el año 2009 un artículo en Aporrea que tituló ¿Qué pasa con el gas doméstico en Venezuela?, donde denuncia la misma situación por la que los venezolanos protestan desde 2015. La escasez de GLP en el país es hoy un problema de alcance nacional.

Durante la semana del 4 al 10 de junio, en el programa El Pitazo en la radio se denunciaron fallas en el servicio del GLP desde al menos cinco estados del país. Las denuncias llegaron al programa por mensajería de texto y por WhatsApp.

Algunas de las denuncias son: “El gas ya no está a 600… ahora lo venden en seis mil bolívares en Morán (Lara)”; “En el Táchira, para buscar el gas, tenemos que estar desde el día anterior, porque es demasiada gente. No llevan a los barrios, tienen mal servicio”; “En cuanto a lo del gas, en la casa de mi mamá, en las Martínez (Barlovento) tienen tiempo que no consiguen gas. La gente está cocinando con leña porque no tienen otra manera. Es algo increíble, ahí hay muchas personas mayores y niños pequeños”; “Aquí en Lorenzo Marchena, Apure, tienes que hacer cola tres días y si llega es a las 12 de la noche y vale mil bolívares”; “Aquí en Apure, Biruaca, sector Negro Abajo, la señora Elena Jiménez es del Clap y nos vendió la bombona de gas a 1.500. Insulta y humilla a las demás personas porque ella es del Clap y del Consejo comunal. Cuánto le quedaría a ella si vendió 55 bombonas” y “En Santa Inés, estado Anzoátegui, no llegan las bombonas de gas desde hace tres meses.”

Otros medios digitales han informado denuncias en los Estados Yaracuy, Bolívar, Aragua, Carabobo, Falcón, Anzoátegui, Miranda, Monagas y Táchira. Asimismo, El Pitazo y otros medios han documentado protestas en los últimos meses en los estados Portuguesa, Lara, Táchira, Guárico y Trujillo.

El 15 de junio todas las las rutas hacia la frontera de Venezuela con Colombia estaban cerradas por personas que esperaban a que un camión les vendiera gas | Foto: Cortesía

La demanda del gas supera la producción nacional

El hecho de que María, una habitante de las Adjuntas, tenga 15 días sin gas y deba estar desde la cinco de la mañana esperando a que le vendan una bombona de gas, y que en distintas ciudades del país hayan trancado calles con bombonas por falta del servicio, responde a diversas causas.

Los especialistas Nelson Hernández y Juan Martínez explican que la escasez de Gas Licuado de Petróleo, el que contienen las bombonas, se debe a la caída en la producción, a la estatización de las empresas distribuidoras, a la falta de divisas para la importación y a la falta de inversión y mantenimiento de la industria. El GLP es usado por 84% de los siete millones de hogares venezolanos, según el último censo del Instituto Nacional de Estadística (INE), realizado en el año 2011.

Lee también: Habitantes del Sur del Lago de Maracaibo protestan por falta de gas doméstico tras 15 días sin servicio

Hernández, energista (persona encargada de analizar las distintas fuentes de energía), comenta que actualmente la producción de gas está alrededor de los 70.000 barriles diarios, mientras que la demanda interna está por el orden de los 125.000. Sobre la diferencia entre la demanda y la oferta del gas en el país, Martínez señala: “En lugar de exportar hay que importar GLP para satisfacer el mercado interno total”.

Asimismo, comenta que Venezuela para el año 2002 estaba produciendo más de 200.000 barriles diarios de líquido del gas natural. De esos, 35.000 barriles diarios se utilizaban para abastecer todas las necesidades de GLP. Se disponía de un excedente importante que era usado en la industria petroquímica y el resto era exportable, hasta 50.000 barriles diarios al mercado del Caribe.

Hernández explica sobre la caída en la producción de GLP, que la mayor producción de gas en Venezuela está asociado al petróleo (el gas que se produce cuando se produce un barril de petróleo) y eso implica que si la producción de petróleo ha caído, la producción del gas también habrá disminuido. “Venezuela la industria petrolera en general ha venido en decadencia. PDVSA en general es una industria quebrada donde el potencial de producción de petróleo se ha venido abajo en los últimos ocho años”, comenta el especialista.

Además, Hernández explica que para satisfacer la demanda el país se debe importar propano desde Qatar y Estados Unidos para poder abastecer el mercado interno. Y señala a la importación como otra de las causas de la escasez de gas, pues Venezuela en este momento no tiene divisas suficientes para importar productos y se comienza restringir el nivel de oferta a los usuarios.

Dorangela Cubillán tuvo que comprar las bombonas medianas, porque PDVSA Gas no disponía en aquel momento de bombonas grandes | Foto: Grisha Vera

Para Martínez, la causa principal de que la producción de gas natural no haya cumplido con las metas que ha venido anunciando PDVSA estriba en la desinversión en exploración y producción, aunado a un deterioro en las plantas de procesamiento de gas, que en este momento no están funcionando 100% su capacidad.

Ambos especialistas coinciden en que otro factor que influye en la agudización de la escasez del GLP es producto también de la estatización de un conjunto de empresas privadas que se dedicaban a toda la cadena de distribución y comercialización del gas para uso residencial y comercial. Eso, combinado con la disminución en la producción de gas, ha llevado a una escasez aguda.

Para Hernández, la caída en la producción empezó hace ocho años, pero Martínez opina que el problema en la producción se inició en el año 2003, luego del paro cívico nacional. “En ese momento se despidió a más de 20.000 personas. PDVSA perdió no solo la capacidad técnica, sino también gerencial para poder estructurar planes de negocios y de inversión realizables y poder hacer ver al Ejecutivo las necesidades operacionales, de mantenimiento e inversión para poder mantener la producción petrolera e incluso incrementarla”, recuerda.

Sin explicación oficial

Bornacelly escribió el 12 de junio que en los últimos días se habían registrado protestas en al menos 10 lugares distintos del Táchira, y citó la explicación del gobernador, Vielma Mora: “Desde el mes de mayo tenemos problemas, porque cierran las calles y avenidas y no permiten el paso de las gandolas; antes no se veía esto”.

Sin embargo, más adelante Bornacelly señaló desde el mes de noviembre del año 2016 no llega el gas en zonas como la Ferrero Tamayo, la 19 de abril, Pueblo Nuevo y La Carabobo en el estado Táchira.

El Pitazo visitó el día 12 de junio la sede de Petróleos de Venezuela en La Campiña, PDVSA Gas en la Avenida Andrés Bello y la oficina de PDVSA Gas Comunal en Santa Mónica. En ninguno de los entes obtuvo respuesta. En la sede de Santa Mónica la reportera fue citada para el 13 de junio y al llegar le dijeron que no estaban autorizados para dar declaraciones.

Ese mismo día, El Pitazo fue hasta Petróleos de Venezuela, S.A en La Campiña, pues dijeron que los funcionarios de Asuntos Públicos eran los que podían explicar la situación. Pero no hubo quien atendiera. El 16 de junio en la mañana se solicitó una entrevista a través de una carta al departamento de Asuntos Públicos de PDVSA, pero hasta el día de la publicación la comunicación no fue contestada.

Entretanto, en la semana del 12 al 16 de junio, El Pitazo documentó protestas en los estados Zulia, Táchira, Portuguesa, Miranda, Apure y Yaracuy por fallas en el servicio de distribución de gas. El estado Táchira estuvo a la cabeza del conteo, con 40 protestas en tan solo una semana.

La entrada En Venezuela se apagan las hornillas por la falta de gas doméstico aparece primero en El Pitazo.



Source link

Destacados

To Top